Entrevista con D. Antonio Rodríguez de la Borbolla y Vázquez

publicada en el nº 2 de la revista "El Hispano-Árabe"

Con una gran ilusión afronta el Presidente de la U.E.G.H.á su mandato, tanta como pasión, empeño y energía dedica a la selección de sus caballos, velando continuamente por preservar el espíritu del Hispano-árabe que tanto ama.


Antonio, este año has estado en la Comisión Técnica de Evaluación de Sementales, has viajado por toda España viendo numerosas ganaderías, ¿cuál es tu opinión sobre la situación en la que se encuentra la raza en la actualidad y qué futuro le auguras en un plazo medio de tiempo?

Pues hemos visto alrededor de 50 sementales en varios viajes y a lo largo y ancho del territorio nacional. La realidad es que hay ejemplares magníficos, y una vez resolvamos la aprobación en nuestro Reglamento de modernas técnicas de reproducción, estaremos en condiciones de iniciar un proceso que redundará en una evolución muy rápida hacia una calidad superior.

¿Y desde cuando criando caballos?

Desde hace muchos años he sido ganadero de equino y vacuno, pero realmente fue en el año 1995, cuando decidí criar Hispano-árabes, a partir de yeguas y sementales de la mejor calidad.

¿Dónde se encuentra la finca que dedicas al arte de criar caballos?

Actualmente, la Yeguada se encuentra situada en una finca del término municipal de Carmona, a pie de la Autovía del 92, a 25 kilómetros de Sevilla.

¿Qué razas son la que despiertan en ti mayor interés?

Al ser aficionado al caballo, me han interesado varias razas, ya que cada una tiene sus características especiales, que la hacen especialmente valiosa, valga la redundancia, según para qué disciplina de trabajo o deporte. Lógicamente y en la actualidad, es la raza Hispano-árabe, a la que dedico; la casi totalidad de mi tiempo y de mis posibilidades.

¿Qué procedencia tienen los hispano-árabes de tu ganadería?

He intentado y sigo intentando todos los años mejorar la calidad de mis productos.
La base de mi ganadería está en Evento y Campanero XVIII por parte del Pura Raza Española, y en Baal principalmente por parte del Pura Raza árabe.

Mis yeguas madres son las siguientes:
semental IMPALA
semental IMPALA

GACELA-T yegua madre
GACELA-T yegua madre

potra LAMINA
potra LAMINA
  • Vivaracha 75%
  • Ozaeta 50% por Baal y Celosía
  • Gacela-T 50% por Veloz y Dunia
  • Ítaca 50% por Baal y Atar II
  • Isis por Mallorquino II y Diablotina
  • Paseo por Evento e Imperio V
  • Quinta XIV por Evento e Imperio V
  • Escarlata por Sable y Laila dial Nachá
Y las potras son:
  • Jacaranda 50% por Dédalo 50% y Ozaeta 50%
  • Jerezana por Evento y Paseo
  • Lámina 75% por Dédalo 50% y Escarlata
Este año la camada de Hispano-árabes es:
  • Maestranza 25% por Evento X y Ozaeta 50%
  • Majagua 37% por Ranchero 75% y Quinta XIV
  • Manijero 25% por Evento X y Gacela-T 50%
  • Mantecoso 50% por Evento X y Escarlata
Los sementales de la ganadería serán:
  • Dédalo 50% por Campanero XVIII y Dunia
  • Ícaro 50% por Baal y Loreña III
  • Impala 50% por Baal e Isis
  • Evento X por Evento e Imperio V
  • Imperio por Deco e Imperio V

¿Con la genética de los PRE que tienes y conociendo las diferencias de precio que alcanzan en el mercado con la raza que nos ocupa, porqué buscas productos hispano-árabes? ¿Qué tienen de especial para ti?

Te comentaba que mi intención es producir lo mejor, y esa es la razón de utilizar Yeguas pura raza española, hijas de Evento como una de las vías de producción del Hispano-árabe. Al fin y al cabo, Evento es el pura raza español que ha demostrado poder estar a la altura de lo mejor, en una disciplina de competición olímpica.

Por su parte, Baal recoge en sus orígenes lo mejor del árabe español, que tiene un nivel muy elevado y totalmente contrastado a nivel internacional.

El hecho de ser presidente de la U.E.G.H.á., posiblemente sea un acicate para esmerarte aún más si cabe en la selección, ¿han cambiado en algo tus objetivos como ganadero?

Exactamente mis objetivos no han cambiado, pero qué duda cabe que mi responsabilidad es mayor, y que mi interés por ofrecer mejores productos, mejores potros y potras, es superior al que tenía antes. Creo que por el bien de la raza, todos debemos esmerarnos al máximo para producir lo mejor, la mayor calidad.

Sinceramente, pienso que los criadores de Hispano-árabe estamos en condiciones de ofrecer unos animales capaces de satisfacer los objetivos de la mayor parte de los jinetes de nuestro país.

Cuéntanos como es el Hispano-árabe que crías y si se aleja mucho del arquetipo que tienes de él en tu mente.

El ideal que tengo en la cabeza, todavía no lo he conseguido, pero poco a poco voy acercándome. La verdad es que hace falta mucha ilusión y años para conseguir lo mejor; sólo un ganadero sabe lo difícil que es criar; y la disciplina y el corazón que hay que tener, para conseguir llegar donde uno quiere, ya que los obstáculos son numerosos en este camino.

¿Qué tiempo le dedicas al control de la ganadería?

Le dedico menos tiempo del que me gustaría y debo decir que más que al control, me falta tiempo para manejo de potros, para “echar horas” de convivencia con los productos jóvenes, lo cual considero indispensable para una buena utilización futura.

¿Supervisas directamente el manejo reproductivo y sanitario de tus animales?¿Te has encontrado con problemas en estos ámbitos dignos de mención?¿Qué elementos usas en la alimentación de tus caballos?

El manejo reproductivo lo dirijo de forma personal y no me he encontrado con problemas especialmente graves, sino con los habituales del día a día de una ganadería. Con respecto a la alimentación hacemos una alimentación de tipo bastante rústico, a base de avena y paja, o heno de avena con algún corrector.

Ya sabemos que el hispano-árabe es un animal que aprende rápido en líneas generales; pero puesto a elegir ¿qué prefieres, una doma “rápida o lenta”?

Sin duda para alta competición, la doma deberá ser lenta o por lo menos durará bastante tiempo; sin embargo y como bien dices el caballo hispano-árabe tiene una buena cabeza y aprende muy rápido lo que se le enseña bien.

¿En qué disciplina deportiva ves con más futuro al hispano-árabe?

En principio, y sin descartar sus posibilidades en doma y raid, creo que hay disciplinas para las que está especialmente dotado, como pueden ser la doma vaquera, el enganche, el acoso y derribo, el rejoneo, etc.; sin olvidar el trabajo de campo con el ganado, para lo que no tiene competidor por su rusticidad y resistencia. Asimismo, en escuelas hípicas es casi insustituible para la enseñanza de niños. En doma y raid, no está siendo muy utilizado, pero estoy convencido de sus posibilidades futuras.

¿Piensas que el triunfo de la raza está necesariamente ligado a los éxitos que ésta obtenga en competiciones ecuestres?

Sin que pueda haber una correlación directa, la realidad es que una raza que no fuera capaz de obtener resultado alguno, en ninguna competición ecuestre, no merecería la pena dedicarle ni tiempo ni dinero. Por otra parte como caballo exclusivamente para pasear, el hispano-árabe es el animal ideal para jinetes de cualquier nivel.

Para finalizar, ¿qué está haciendo la U.E.G.H.á para “poner en marcha” de una manera definitiva la raza?

Dado que aún somos pocos los ganaderos que componemos la U.E.G.H.á y siendo los recursos bastante escasos, los avances no son todo lo rápidos que yo desearía; pero tengo que reconocer que entre todos estamos trabajando de un modo continuado y firme. Hemos comenzado por el principio, destacaría el Plan de Selección y mejora de la raza, lo que confío nos traiga más conocimientos sobre nuestros caballos y la publicación del nuevo reglamento de la raza, que ha sido sometido a importantes modificaciones.