ULTRAJE, UN HISPANO-ÁRABE EN COMPETICIÓN

Artículo de Eduardo Cortazar

La primera vez que  vi a Ultraje en el Cortijo “La Isla” de la Yeguada Militar (julio de 2002) me causó una impresión magnífica. Pese a tener tres años y medio, su físico era excepcionalmente poderoso; me sedujo desde el primer momento.  Su padre, Israel (H-á), viene por Baal, hijo de Kadi por Congo....Seanderich, de las prestigiosas líneas árabes de la Yeguada Militar.

Su madre Zagala por Halconero, viene a su vez de la veterana Ganadería de García-Courtoy (García Mateos).

Durante ese verano, y para no interrumpir su periodo de descanso, sólamente le hice unas pruebas en libertad y salto en el callejón, para comprobar sus buenas cualidades de fuerza, habilidad, coordinación, mecanismo, flexibilidad y fundamentalmente su voluntad (buena o mala cabeza). Se había comenzado a montar a primeros de año y el grado de doma alcanzado era bueno para su edad, trabajando a los tres aires con gran regularidad.

Una vez terminado el verano, pasó a formar parte de la plantilla del Depósito de Sementales de Écija, prestando sus servicios en la Parada Pública que la Yeguada Militar establece en “Las Turquillas”. En esta situación permaneció hasta el 3 de marzo de 2003, día que comencé a montarlo diariamente, haciéndole compaginar sus tareas de semental con la de caballo de silla. Su condición de “Noble Bruto”, como diría el genial Adolfo Botín Polanco, no le dio opción a elegir cual de las dos funciones prefería realizar, así que sin más dilación comencé su preparación para una vida deportiva que suponía prometedora.

Dos meses después, en mayo, matriculé a Ultraje en el 4º Concurso de ANCADES que se iba a celebrar en Madrid. El potro había causado una gran expectación entre todas las personas relacionadas con el Há, tanto en el ámbito de la UEGHá como a nivel Cría Caballar pues esta última tiene un gran interés en potenciar esta antiquísima raza.

El entrenamiento fue meticuloso, a medida que pasaban los días mi confianza en Ultraje iba creciendo. Llegó el día de la primera salida a pista, una prueba de grupo V, sin cronómetro, para caballos de cuatro años y en verde. Su comportamiento sorprendió a propios y extraños, el resultado fue cero en el tiempo. Ya había debutado, el nudo en la garganta se había desvanecido. El resultado de los dos siguientes días fue el mismo. Como resumen final, había conseguido tres ceros de otras tantas salidas a pista.

Durante el verano seguí un plan de entrenamiento apropiado a su edad, y en septiembre, ya estaba preparado para afrontar su siguiente cita con la competición, el 7º concurso ANCADES también en Madrid. Las pruebas cambiaban esta vez y aumentaban en altura hasta llegar a grupo IV el último día. Los dos primeros no hizo cero, no obstante siempre iba hacia delante y su exceso de confianza le hacía despreciar algunos saltos. El último día, realizó un recorrido intachable. Seguía maravillando a todos los entendidos, me fui de Madrid con la moral por las nubes.

Por motivos profesionales, no pude presentarme a la final de Caballos Jóvenes, Criterium de 4 años, y me quedé con la duda de saber que hubiera ocurrido, no obstante, no podía finalizar el año con este pequeño vacío así que aprovechando el Campeonato de Andalucía de Concurso Completo de Equitación, y dado que sólo podía presentarme a la prueba de Promoción, no dudé en solicitar los permisos correspondientes y matricularme.

Para los que desconocen que es el Concurso Completo de Equitación, les diré que es una disciplina hípica y que básicamente consiste en una prueba de Doma, una prueba de Cross-Country (saltos en el campo) y otra de Salto de Obstáculos.

La prueba de doma la ejecutó de manera magistral pese a su juventud. La prueba de campo no tuvo secretos para él, era la prueba más importante sin duda pues debe ser la clave en este tipo de competiciones, no dudó en ningún momento pese a ser la primera vez que salía al campo fuera de casa. La prueba de saltos la hizo sin problemas ya que era de menor altura a las que ya había saltado en ANCADES. Quedó en primera posición de su categoría.

En fin, como diría el ya mencionado Adolfo Botín Polanco “ Emplear un semental sin pruebas es, en principio, un disparate”. Parece que se está gestando un buen semental, esperemos que su trayectoria a 5 años sea tan prometedora como espero y en un futuro podamos utilizarlo como un extraordinario padre contrastado.