LOS HISPANO-ÁRABES EN LA YEGUADA MILITAR

Por Juan Manuel López. Comandante.
Artículo aparecido en nuestra revista el Hispano-árabe nº 5

La Raza Hispano-árabe ha estado representada en la Yeguada Militar desde su creación 1883, en su ubicación inicial en la Finca de “Moratalla” en la provincia de CÓRDOBA, entre Posadas y Hornachuelos, a orillas del rió Bembézar. De las 78 yeguas madre que formaron la plantilla fundacional de la Yeguada Militar diecisiete eran Hispano-árabes que representan un 22%, similar a las yeguas españolas que representaban un 23% (18 madres).

Desde estos primeros años hasta hoy, muchos ganaderos incluso la propia Yeguada Militar, apostaron por el cruzamiento entre el caballo Español y la raza Árabe, produciendo caballos de primera generación al 50%, quizás favorecido por las compras de yeguas árabes y sementales en diferentes países: 15 en Siria, 3 en Turquía, 26 en Rusia, 3 en Egipto y 1 en Beirut. Y pocos fueron los que apostaron por consolidarla como raza cruzando reproductores hispano-árabes entre sí, quizás por la falta de calidad de estos.

Otro hecho que pudo influir negativamente en el progreso de la Raza, fue la producción del “Tres sangres (AHá)”, caballo muy solicitado para el Ejército en sus dos vertientes, una para sus Escuadrones de Caballería y otra como caballo deportivo y también muy prolífero entre los ganaderos para el trabajo con el ganado.

Con todos estos hechos y con el gran aumento en la demanda tanto nacional como internacional del Pura Raza Español, ha terminado por situar a la raza Hispano-árabe en su censo más bajo y considerarla como raza de “protección especial”.

Así por una reestructuración en el Servicio de Cría Caballar en el año 1990, se toma la decisión del traslado de la Sección de Cordovilla la Real (Palencia) a Écija (Sevilla), a las fincas de “Las Islas” y “La Turquilla”, utilizadas en ese momento por el Depósito de Recría y Doma de Écija. Esta sección dependiente de la Yeguada Militar de Jerez, se convierte en Yeguada independiente, con la misión de la conservación de las Razas asnales, mejora de las Razas Anglo-árabe y Bretón, y la recuperación y mejora de la raza Hispano-árabe.

En el año 1991 se trasladó el ganado de Cordovilla a Écija, y en Enero de 1992 llegan las yeguas Há de Jerez (4 madres) y las Anglo-árabes de Jerez, Ibio y las Pura Sangre Inglés de Lore-Toki para producir Aá.

Como la plantilla de yeguas Há era muy escasa, se proyectó una estrategia urgente de aumentar el número de productos hispano-árabes con yeguas PRE y PRá al 50% de la generación (F1) y la compra de 6 yeguas a ganaderos con tradición en la cría de esta raza, siendo los padres de estas yeguas reproductores Há, que posiblemente fijaran más rápidamente los caracteres deseados. En concreto se adquirieron 4 yeguas; dos (2) a la Ganadería de las Hermanas García-Courtoy y otras dos (2) a D. Antonio García Cañete. Se intentó también adquirir ganado de otras ganaderías con líneas diferentes, pero no se llegó a un acuerdo entre las partes.

Con este plantel de yeguas madres, aunque pequeño, se diseño un Plan de recuperación y mejora de la Raza Hispano-árabe basado en dos estrategias: La primera era la elección de los sementales a utilizar, la cual se dividió en etapas entre 4-5 años, revisables cada 2 años, basada cada una de ellas en la raza de los sementales que debían cubrir a nuestras yeguas. La segunda fue definir las pruebas de aptitud que se les iban exigir a nuestros reproductores tanto a los machos que posteriormente pasarían a los Depósitos del Estado como a las futuras madres de la Yeguada, pero siempre de acuerdo la normativa vigente para su inscripción en e Libro Registro y que tras la valoración son calificados como “Aptos como reproductores”.

Por tanto desde ese año 1992 y hasta estos momentos hemos pasado por 3 etapas incluida en la que nos encontramos.

1º ETAPA(1992-1995).- Esta etapa está marcada por Sementales Hispano-árabes de la Yeguada Militar al 50% (F1) hijos de PRá y madre PRE, que fueron HAEL, HAETOR e ISRAEL. Las yeguas madres eran también procedentes de Jerez, al 50% (F1), además de las yeguas de compra.

2º ETAPA(1996-1999).- La segunda etapa ha sido el uso de sementales Pura Raza árabe: SHAFEEK, SASAM, SAFAR, MAF IN RASHID y BAAL que cubrían las yeguas Há. Además se utilizaron yeguas PRá de Jerez que eran cubiertas por sementales PRE.

3º ETAPA (2000-2005).- En la que estamos actualmente, está dominada por el Pura Raza Español que cubren más del 80% de las yeguas Há como: EVENTO, LESKI, JECIDO, OBCECADO, LEGO, NEGUS IV. También se dedican para producir Hispano-árabe F1, en base a yeguas PRE cubiertas por PRá o semental Há (RANCHERO 75%, ULTRAJE 50%, TAPETE 75%, ISRAEL 50% o ISLEÑO II 50%). En la Yeguada de Jerez se están cubriendo yeguas PRá con Español para aumentar la producción, puesto que en etapas anteriores ha sido muy escasa.

Paralelamente a esta estrategia, puntualmente en cada etapa se han cubierto algunas yeguas con sementales Hispano-árabes, para intentar producir f2 o f3 de calidad e intentar progresar en la mejora de nuestra raza.

Ya se está comenzado ha diseñar la siguiente etapa que deberá contener la premisa de comenzar a criar productos F2, con porcentajes de sangre árabe que hasta ahora son muy difíciles de encontrar en los caballos Há, como son el 62,5% y 37,5%, en base a sementales Hispano-árabes contrastados en la competición o en las incipientes pruebas de los Ciclos clásicos para caballos jóvenes que este año acaban de comenzar.

La otra de las estrategias que formaba parte del “Plan de recuperación y mejora de la Raza”, era definir unas pruebas que pudieran evaluar las cualidades que tiene el caballo Há y que se reflejan en el patrón racial de la Norma Zootécnica vigente. Para ello, en el Centro de Entrenamiento de la Yeguada, se empezó a tratar a los Aá e Há de la misma manera, puesto que no existían ningunas pruebas específicas para los hispano-árabes como ocurría para la Anglo-árabe (aunque eran un proyecto en esos momentos). Tras varios años de experiencia se idearon diferentes pruebas, desde un recorrido de campo, o para el enganche o la doma clásica. Pero desde que el semental ULTRAJE 50% ha participado en pruebas de ANCADES para caballos jóvenes en la disciplina de saltos de obstáculos y en pruebas de concurso completo de equitación y con los resultados obtenidos, que han sido muy prometedores, se ha modificado nuestra estrategia inicial. Ahora nuestros futuros sementales y las potras deberán demostrar sus cualidades en los “Ciclos para caballos jóvenes”, puesto que la comparación con otras razas nos va a indicar, la calidad y cualidades de nuestra querida raza Hispano-árabe, además de no renunciar en principio a ninguna disciplina. También se quiere continuar con el proyecto iniciado hace 3 años en colaboración con los Depósitos de Jerez y de Écija de contrastar los sementales Hispano-árabes en los Concursos Completo de Enganches. En la actualidad RELÁMPAGO, semental Há del Depósito de Jerez ha comenzado su contrastación y su carrera deportiva en esta disciplina.

Paralelamente a este Plan estratégico, existe una premisa que acompaña año tras año, todas las decisiones que son tomadas por la Junta Técnica de la Yeguada, que es una “Drástica Selección”. Al considerar que además de recuperar una raza, la yeguada debe fijar un modelo de caballo Hispano-árabe que esté presente en cualquiera de sus productos. Esto nos lleva a realizar una selección más exigente tanto en los futuros reproductores sementales del Estado, como en las potras futuras madres. En este modelo deben coexistir unas características y unas cualidades imprescindibles para los tiempos actuales como es una mayor envergadura y alzada, sin peder su belleza y distinción, un mayor desarrollo óseo, unos buenos aplomos que prolonguen su vida deportiva, un carácter excelente acompañado de una gran nobleza que haga agradable su manejo diario, sin caer en caballos linfáticos o perezosos, y por supuesto sin olvidar que son caballos de silla, por tanto, una buena boca, muy resistentes y con gran capacidad de aprendizaje.

Como anteriormente he comentado estamos en un momento importante en la cría caballar de España, ya que se han puesto en marcha una serie de medidas como por ejemplo los ciclos clásicos, que pueden reactivar nuestra ganadería, y prestigiar a esta raza. Por tanto no podemos perder este tren y utilizar esta herramienta tan importante para cualquier Plan de Mejora y Selección, evaluar nuestros productos y por supuesto difundir nuestra querida Raza Hispano-árabe.